RSS

Convulsiones febriles


Uno de los temas que quizás produzcan mayor alarma o temor en los padres es el caso de las convulsiones febriles. La mayor preocupación suele ser la creencia erronea de la posibilidad de secuelas de tipo neurológico tras estos episodios. Por este motivo me parece que puede ser interesante hacer un pequeño repaso de esta patología con el objetivo de aclarar posibles dudas.

Se trata de una crisis convulsiva acompañada de fiebre que se presenta en lactantes y en niños entre 6 meses y 5 años de edad.

Son el tipo más frecuente de convulsión en los niños.

Tras la primera convulsión el riesgo de recurrencia es del 25-30%, y éste riesgo aumenta con los sucesivos episodios de convulsiones febriles.

No hay pruebas de que las convulsiones febriles produzcan afectación de la función intelectual.

No presentan riesgo de muerte, complicaciones neurológicas o intelectuales ni de otros problemas, salvo el de un riesgo ligeramente mayor de desarrollar epilepsia en el futuro (2%), riesgo que no disminuye con el tratamiento profiláctico.


Se pueden clasificar en 2 tipos:

A) CONVULSION FEBRIL SIMPLE (son la mayoría, el 80% aproximadamente)

-es una convulsión generalizada.

-dura menos de 15 minutos.

-no presenta recurrencias en las primeras 24 horas.

-sin presencia de transtornos metabólicos ni infecciones del sistema nervioso central.



B) CONVULSION FEBRIL COMPLEJA O ATIPICA (el 20% restante)

-es una convulsión focal.

-duración mayor de 15 minutos.

-presenta recurrencias.



Hay varias causas de fiebre que se asocian más frecuentemente a la convulsión febril: infecciones virales de vías respiratorias superiores, exantema súbito y otitis media aguda.

La Asociación Americana de Pediatría no recomienda realizar de forma rutinaria analítica, estudios neuroradiológicos ni electroencefalograma (EEG) en un niño que presenta una primera convulsión febril simple.

No es necesario el ingreso salvo enfermedad de base o criterios sociales que lo indiquen.



TRATAMIENTO DE LA CRISIS:

-DIAZEPAM RECTAL: en dosis de 0,5-0,9 mg/kg, con un máximo de 10 mg.
Lo podemos encontrar en forma de microenemas de 5 y de 10 mg (STESOLID).

-Llamar al 112.



TRATAMIENTO PREVENTIVO DE LAS CONVULSIONES FEBRILES:

1)DIAZEPAM:

-Administrado cuando aparece fiebre por vía rectal, a la misma dosis que en las crisis, o,5-0,9 mg/kg/dosis, con un máximo de 10 mg, si la temperatura corporal es mayor de 37,8ºC, repitiendo la dosis cada 8 h si persiste la fiebre.

-Para la prevención de las recurrencias, la eficacia de los supositorios y del enema rectal es similar. Dicha pauta solo puede administrarse durante las primeras 24 h de fiebre, porque después es raro que aparezcan convulsiones febriles.

-Inconvenientes: Podemos no darnos cuenta de la presencia de fiebre y puede producirse la convulsión febril sin dar oportunidad a haber administrado el tratamiento, por eso conviene iniciar su administración ya cuando aparece febrícula.


2) CLONAZEPAM ORAL:

-0,3 mg/kg/dosis en los mismos supuestos que el diazepam rectal. Disponible en forma de Rivotril gotas (1gota=0,1 mg) y Rivotril comp de 0,5 y 0,2 mg.


RECOMENDACIONES PARA EL TTO PREVENTIVO:

-No se debe iniciar tto preventivo tras un primer episodio convulsivo febril simple.

-En el caso de recurrencia, conviene recordar que los riesgos a causa de las convulsiones no aumentan, y por tanto conviene mantener la misma actitud.

-En el caso de convulsiones febriles complejas, hay que recordar que no tienen riesgo de muerte, complicaciones neurológicas o intelectuales ni otros problemas, salvo el de un mayor riesgo de desarrollar epilepsia en el futuro, riesgo que no disminuye con el trtamiento preventivo.

-Si nos ponemos muy nerviosos en el caso de las convulsiones febriles recurrentes lo más conveniente sería utilizar durante los episodios febriles el diazepam rectal o clanazepam oral, siempre, claro está, teniendo en cuenta que cualquier tratamiento debe considerarse siempre bajo el consejo y supervisión de su pediatra.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada